1400x696_13415_Hell_2d_horror_hell_fantasy_architecture_lava_picture_image_digital_art

Hace poco tiempo (justo después de ver Transformers 4) me juré a mí mismo nunca volver a ver nada que tuviera que ver con el director Michael Bay, una decisión que seguramente hará de mi vida, algo más feliz.

Siempre tuve un problema con las películas de este señor, por más que intentaba simpatizar con ellas, o siquiera verlas no desde un punto objetivo, sino desde la visión de un niño, nunca pude disfrutarlas, y estoy seguro que mi niño de 7 años las hubiera odiado también, no solo eso, se hubiera sentido ofendido por el tan grave  insulto a su inteligencia. Más que eso, si lo hubiera hecho, probablemente hubiera caído en una depresión,  desarrollando comportamientos suicidas (Algo completamente normal en un niño de esa edad)

Pero actualmente puedo soportar una película sin que explotar. Pero no solo culpo a Michael Bay del desequilibrio económico mundial, y de ser un principal promotor del movimiento priista, sino de algo mucho peor, por primera vez en mi vida, gracias a Bay, pude sentir en carne propia lo que es sentirse abusado, como una mujer a la cual su pareja golpea. (O viceversa, este no es un blog sexista).

Me percaté de esto hace unos pocos días, cuando decidí ver la lista filmográfica de Bay, solo para descubrir con horror que, había visto un 90% de las películas en las que estaba involucrado.

Año tras año, yo iba al cine a ver la nueva película de transformes, influenciado en gran medida por los trailers, que me hacían pensar “No, esta vez…..Bay hará las cosas bien, …..el a cambiado….¡yo lo se¡”. Solo para llevarme la decepción, minutos después de empezada la película, de que no, en efecto Michael seguía siendo este ser horrible, que disfrutaba de robarle el dinero a las personas con una trama absurda, adornada con ideales pseudo moralistas sobre cualquier tontería como la guerra, maquillada con una gruesa capa de efectos especiales, chistes baratos, mala secuencia de escenas, pésima actuación, un constante machismo, con secuencias larguísimas, personajes que no sirven para nada más que alargar el film y  sobre todo, una sobriedad en cada dialogo, escena o secuencia …..como diciendo, “Así es….has caído en mi trampa una vez más….y lo volverás a hacer…..porque soy tu dueño”.

Se trata solo de ver, a través de los sentidos, basura sin sentido, manipulada por un director sin corazón o sentido.

Ahora es cuando reflexiono la situación, y me doy cuenta de que yo merezco algo más, de que Bay jamás dejará de ser así, y que si quiero que mi situación cambie, debo ser yo quien dé el primer paso.

Nunca más volveré a ver una película de Michael Bay.

Twitter: Mauricio Calzada

Anuncios